Seguidores

martes, 31 de diciembre de 2019








                 EL  TÚNEL


El estudiante de Derecho había tomado el tren que hacía la ruta Oviedo-Ribadeo para pasar la Navidad con su familia en Castropol.

Lorenzo Conde se dispuso a estudiar a sus vecinos de viaje como si fueran los personajes de una novela de Agatha Christie o Patricia Highsmith. Había visto, al menos un par de veces, la película “Extraños en un tren” que el gran Alfredo realizara adaptando la obra homónima de la escritora.

Enfrente suyo se sentaba una monja de clausura ataviada con el hábito reglamentario. La religiosa ocupaba su tiempo en la lectura de una pequeña Biblia. A Lorenzo le provocó una aguda sensación de antipatía y rechazo. El rostro de rasgos angulosos, ojos duros y boca cruel hablaba de un carácter despiadado, guiado por inquebrantables principios. Por su edad ya avanzada, Lorenzo la catalogó como Madre Superiora de algún convento, el cual gobernaría con mano férrea haciendo que las novicias a su cargo cumplieran a rajatabla las espartanas normas de convivencia. Supuso que su Orden sería la de Las Carmelitas Descalzas, así que, ni corto ni perezoso, la bautizó como Sor Teresa.

El asiento delantero estaba ocupado por una entrañable viejecita que tejía sin cesar un diminuto jersey, sin duda para alguno de sus nietos más pequeños. Bajo los blancos cabellos, su rostro arrugado y sonrosado mostraba una expresión amable y apacible. Para Lorenzo se convirtió en la abuela Carmen. El contraste con Sor Teresa no podía resultar más brutal.

El estudiante de Leyes centró su atención en la pasajera del asiento contiguo. Se trataba de una chica de larga melena rubia que consultaba el móvil mientras seguía con la cabeza la música de los auriculares. Dirigió a Lorenzo una rápida mirada acompañada por una sonrisa. Un gesto fugaz pero suficiente para que el estudiante admirase sus bellos rasgos nórdicos: ojos verdes, muy claros, pómulos salientes y labios carnosos. Era una lástima que no pareciera muy dispuesta a entablar una conversación.
La imaginó emergiendo de las aguas de un lago rodeado de abetos y montañas nevadas. El nombre de Ondina surgió con naturalidad y Lorenzo  estuvo a punto de pronunciarlo en voz alta.

No sin cierto pesar, el futuro juez o abogado abandonó a su diosa vikinga y se concentró en los tres viajeros masculinos.
El asiento situado detrás de Ondina estaba habitado por un tipo con marcados rasgos orientales, vestido con traje y corbata, que tecleaba como un poseso el portátil colocado sobre sus piernas. Tenía la cabeza rapada al cero y la piel tan blanca que casi parecía una máscara de carnaval. Sus ojos oscuros estaban fijos en la pantalla de 17 pulgadas. Lorenzo lo clasificó como ejecutivo de alguna empresa de informática que muy bien podría llamarse Chan Lee, aunque le parecía raro que viajara en un vagón de segunda.

En la fila siguiente a la del chino viajaba un hombretón alto y fornido, con una espesa cabellera gris y fieros mostachos, que lucía un rostro muy bronceado con una aparatosa cicatriz surcando la curtida frente. Lorenzo, decidió al punto que se trataba de un militar retirado con toda la pinta de haber participado en más de una expedición por países exóticos poniendo en riesgo su vida.
El intrépido explorador se hallaba intensamente concentrado en el estudio de unos mapas que mantenía desplegados ante sí, tal vez planificando nuevas y peligrosas aventuras. Lorenzo estaba seguro de su apellido. Poco le faltó para acercarse a él e interpelarle:  ¿Livingstone, supongo?

Tampoco le resultó difícil de clasificar el pasajero situado más al fondo como un profesor universitario disfrutando una reciente jubilación. Aparentaba alrededor de los 70 años, escaso pelo del color de la ceniza, frente amplia, pobladas cejas, nariz aguileña y pronunciado mentón. Desde que comenzara el viaje no había dejado de leer la última novela de Stephend King.
Lorenzo lo rebautizó como Don Antonio por lo mucho que le recordaba a su profesor de Mercantil.

En ese momento, el joven estudiante fue asaltado por una creciente modorra que enseguida dio paso a un profundo sueño.

Cuando despertó, media hora más tarde, justo a la salida de un largo túnel, miró a su alrededor y sufrió un violento sobresalto. Se restregó los ojos y se pellizcó varias veces. No, no se trataba de una pesadilla.

Volvió a observar a sus compañeros de viaje. 

Aquello no tenía sentido, parecía cosa de locos.

Los seis pasajeros continuaban enfrascados en sus quehaceres, los cuales absorbían toda su atención: la monja con su Biblia; la abuela, con la calceta; la rubia nórdica, con el móvil y los auriculares; el chino, con el portátil; el explorador con los mapas, y el profesor con la novela.
Sí, todos estaban como antes de que el sueño lo venciera, pero la terrible anomalía se resistía a desaparecer. Lorenzo seguía contemplando algo absurdo e imposible.

Se levantó para ir al baño. Caminó por el pasillo medio sonámbulo. Algunos pasajeros levantaron la vista. Lorenzo apresuró el paso, esquivando sus fugaces miradas.

Una vez en el servicio, se acercó al lavabo para refrescarse la cara con agua fría. Lorenzo Conde se quedó paralizado. El espejo con marco labrado reflejó la imagen de un rostro contraído por una expresión de asombrado espanto; una cara extraña, una cara que, al igual que las de sus seis compañeros de viaje, jamás había visto en su vida. 







60 comentarios:

  1. Hola Paco, nos volvemos a leer en nuestra cita con el Tintero. Y con mucho gusto, por cierto. Ni idea como iba a transcurrir la historia y conociendo tus relatos algún final inesperado y abierto a las ganas de esa descripción. ¿Alguien conocido? por supuesto, un observador que bien podría ser un escritor famoso o un investigador. No sé, no sé...Aún me falta leer a muchos compañer@s, seguirán dándole vueltas a ver. Un abrazo y feliz año compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eme. Los 7 personajes salieron del túnel con una cara nueva. Gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Paco. Me llamo Beri, un placer leerte. Inquietante historia, sí señor. Muy buenas descripciones de los personajes y un final muy abierto que te deja sin aliento. Buen relato, felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beri. Me alegro de que disfrutaras con mi relato. Gracias por el comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, Paco. Muy buen relato. Muy bien recreado el ambiente del tren, muy bien caracterizados los personajes y un final inesperado y sorprendente. Me ha gustado mucho. Mucha suerte y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta. Me encanta el elogioso y completo comentario. Gracias, y feliz año también para ti. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Buen relato con fluidez narrativa y cuidadosas descripciones de sus personajes. Escrito en dos tiempos, uno pausado al principio y otro vertiginoso al final intentando sorprender al lector con ese final abierto y cíclico, pues la historia podría empezar por este final.
    Suerte en el Concurso.
    Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella. Muchas gracias por tu elogioso comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola, Paco: una historia de intriga, aunque no policial. Un final tan abierto que sugiere, más bien, una introducción a otra historia; trabajo meticuloso de descripción de personajes; excelente escritura. Suerte y feliz 2020.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, Paco. Por algún motivo se me acaba de perder el comentario que acababa de hacer. Por si no aparece, te señalo la excelente escritura de tu relato y la calidad de las descripciones. Sin duda es el prólogo intrigante de una historia diferente.

    ResponderEliminar
  7. Y añado mis augurios para el 2020 y para El Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola beba. Muchas gracias por las alabanzas de tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Esto si que es el argumento de una historia de misterio que se podría titular: extraño en un tren. es lo malo de caracterizar a otros, o ¿A lo mejor él es también parte de las conjeturas cde otro extraño llamado escritor?
    Un abrazo y buen comienzo de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco. Tu idea es bastante ingeniosa, todo podía ser. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Paco. ¡Vaya relato nos ofreces! Perfecta la descripción de los personajes y ese giro final... Buf. Vaya sorpresón.
    Un saludo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bruno. Celebro haberte sorprendido, esa era la idea. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Saludos desde Venezuela, infiero con ese título que ese túnel tiene alguna relación con la muerte, en donde cada uno de los que van en el tren quedaron allí atrapados en un viaje eterno. Interesante historia. Feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy Interesante es esa interpretación, todo podía ser...Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Casi casi no llegas Paco ;)

    ¡Ayyy ese Castropol… que siempre asoma en algunos de tus relatos!

    Parece que el estudiante de derecho tenga una cámara en los ojos de lo bien que describe a todos sus vecinos viajeros del tren. Funcionan con eficacia las descripciones de los pasajeros. Y tiene mente detectivesca el estudiante, imaginando personajes.
    El final queda envuelto en la neblina onírica, abierto a múltiples interpretaciones.

    Un abrazo de los grandes Paco, me alegra tu participación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel. La historia está planteada como una trama de personajes con sorpresa final combinando novela policíaca y de misterio. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Un relato genial. Unas descripciones maravillosas de cada uno de esos pasajeros de tren. Ese desenlace formidable. Me gusta ese guiño que haces a lugares reales o al profesor de Mercantil que intuyo haya podido ser el de tu propio profesor en su día.

    ¡Mucha suerte en El Tintero! Un abrazo y ¡Feliz 2020!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rebeca. Pues sí, tuve un maestro que se llamaba así, en mis primeros años de EGB. Muchas gracias por tu elogioso comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Paco

    Nos dejas tan en suspense que entran ganas de venir a tu casa para saber como acaba.
    No, no, no, no nos puedes dejar así!!!! ¿Qué demonios ha visto?

    Bromas aparte me ha gustado. Enhorabuena y saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paola. El túnel les cambió la cara, también a Lorenzo. Eso es lo que ve. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hola, Paco. Me encantaron las descripciones y ese final inquietante.
    Quisiera seguir leyendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirna. Me alegro de que te gustara. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Para mí una historia de las difíciles nos dejas, Paco. Con esa cara contraída y de asombro... rebusqué con una segunda lectura entre la descripción de los personajes a ver si había algo sospechoso, y no lo pude encontrar. Te has escondido muy bien el detalle, para continuar la historia más tarde quizás? Ahí te dejo mi final abierto, ji, ji.
    Una duda: en el último párrafo ¿la palabra sería lavabo, en vez de lavado?
    Un efusivo saludo y feliz inicio de año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola carla. Al atravesar el túnel les cambió a todos la cara, incluido Lorenzo. Eso es lo que ve el estudiante. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Venía muy tranquila disfrutando de tus descripciones de los personajes pero algo desconfiada porque no veía por donde saldrías. Y era imposible de prever! Por uspuesto el final me ha dejado con cierto miedo. Felicitaciones. Augurios Y un sludo para 2020

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juana. Desde luego, el título invitaba a desconfiar. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Hola, Paco, estupenda historia, rayando lo onírico y mezclado con unas descripciones claras y una narración absorbente. Me gustó mucho, y ese final... Me dejas con la mente abierta también...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe. Celebro que hayas disfrutado la lectura y que la narración te enganchara. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Saludos Paco, un relato muy detallado y pausado al principio y con ese giro final totalmente inesperado Y muy interesante. Se perdió a si mismo caracterizado a otros, o nunca se conoció por ser caracterizado por otro. Feliz 2020! Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mery. El túnel les cambió a todos el rostro, incluido el protagonista. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Estoy segura de que tu relato le hubiese encantado al gran Alfredo y a
    Stephen King. Consigues enganchar con la precisa descripción de los pasajeros del tren que intrigan como si escondieran un secreto. Y, cuando toda la atención del lector está en estos personajes, la historia da un giro que descoloca de forma magnífica. Enhorabuena, Paco. Te deseo mucha suerte.
    Feliz año nuevo, que sigas regalándonos con tus historias tan maravillosas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana. Ya me gustaría "encantar" a estos dos genios. Muchas gracias por tu comentario que resume muy bien la historia. Feliz año y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. ¡¡Feliz año Paco!! nos has relatado una historia con muchos personajes y sus características y has dejado un final magnífico para que podamos pensar qué ha pasado y posiblemente continuará... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen. De eso se trata, estimular la imaginación del lector y hacerle pensar. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  21. Eso es lo que ocurre cuando uno es demasiado fantasioso y juega a las adivinanzas, je,je. Me ha resultado una lectura apasionante por cuanto engancha a la primera de cambio. La descripción de cada uno de los personajes recuerda el más puro estilo de novela negra, en la que todos los protagonistas resultan intrigantes desde un principio. Pero aquí el más intrigante e intrigado es el protagonista principal y narrador. Con ese giro final me has dejado anonadado. Muy bueno.
    Un abrazo, Paco, y que tengas suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te ha enganchado, objetivo cumplido. Traté de imitar el estilo de las novelas de intriga, celebro haberlo logrado en parte. Muchas gracias por tu extenso y elogioso comentario. Feliz año. Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  22. Todo iba tan bien que hasta me parecía un viaje de divertimento y relax con la tan ajustadas descripciones que nos iba haciendo el protagonista demostrando sus dotes de observador para el futuro de su profesión.
    Pero ¿ qué fue lo que le produjo esa modorra tan repentina?
    "Cuando despertó, media hora más tarde, justo a la salida de un largo túnel, miró a su alrededor y sufrió un violento sobresalto".
    ¿Qué era eso tan absurdo e imposible que contemplaba? "...un rostro contraído por una expresión de asombrado espanto..."
    Ya me parecía a mí que nos lo estabas poniendo muy fácil. Ahora me has convertido en detective y me voy dándole vueltas a lo que le ha podido pasar al estudiante porque aún no encuentro la clave.

    ¡Felicidades y suerte en El tintero, Paco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone que la modorra fue por causas naturales. Lo que contemplaba era su propio rostro. Imagínate si tú te miras un día al espejo y no reconoces tu propia cara. El paso por el túnel les cambió a todos la cara. Muchas gracias por tu extenso y minucioso comentario. Feliz año nuevo. Un abrazo, María Pilar.

      Eliminar
  23. Inquietante final. Saludos y suerte en el reto🐾

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa. Siento debilidad por este tipo de finales. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  24. Un relato como en dos tiempos, con lentitud al principio y luego poco a poco va cogiendo ritmo hasta llegar a ese final abierto.Un multitud de personajes muy bien definidos que envuelven al lector.
    Tienes una imaginación desbordante.
    Un abrazo Paco
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ritmo de tren que arranca y va acelerando, hasta llegar a un túnel donde cualquier cosa puede pasar, todo depende de la imaginación del escritor y del lector. Muchas gracias por tu comentario. Feliz año. Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  25. Ups! Seguro que ha despertado? Buen relato, me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Hola David. Estaba bien despierto, eso es seguro. Muchas gracias por tu comentario. Feliz Año. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Paco.
    La verdad es que no se que debe pasar en ese túnel, pero que después de leerte a uno se le ponen los pelos un poco de punta, eso sí que te lo aseguro, je, je Un relato muy inquietante. Muy bueno, te felicito.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene. Los túneles son un escenario muy adecuado para que pasen cosas. Me alegro de que gustara el relato. Muchas gracias por tu estimulante comentario. Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
  28. Un relato muy interesante, Paco. Mucha suerte en el Tintero. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Beita. Feliz año. Saludos cordiales.

      Eliminar
  29. Hola Paco, un relato de misterio e intriga, con unas descripciones muy visuales y esmeradas. El final, inesperado e inquietante ¿quién no se asustaría al no reconocerse reflejado en el espejo? te deseo mucha suerte en el Tintero, además de un feliz 2020. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, sí, los relatos de misterio e intriga son mi debilidad tanto ya sea como escritor o como lector. En este caso pretendí emular los clásicos del género con unos personajes muy definidos y variopintos dentro de un escenario acotado, y rematar con el toque de misterio para que trabaje la imaginación del lector. Muchas gracias por tu comentario, Suerte también para ti y Feliz año. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Que las votaciones te sean propicias, Jorge.

      Eliminar
  30. Con minuciosas y precisas descripciones nos presentas a los pasajeros del tren que se dirige a Ribadeo, como un juego de detectives en el que Lorenzo se entretiene para pasar el rato. Imaginaba que alguno de ellos podría ser un asesino o una víctima. Era un despiste. Es el túnel el que lo cambia todo. ¿Qué pasa durante esos 30 minutos en los que Lorenzo se queda dormido? Un final terrorifico abierto a varias posibilidades. Gran relato, Paco. Saludos y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  31. Me gusta mucho la elogiosa reseña que haces de mi relato. Veo que has captado muy bien la idea argumental y lo has resumido con gran acierto. Los personajes y el escenario son una especie de homenaje a los clásicos como Agatha Christie. Lo del túnel lo dejo a la imaginación del lector. Yo tampoco conozco la causa de esa transformación facial, que cada uno imagine lo que quiera. Literariamente, los túneles siempre han dado mucho juego. Muchas gracias por tu comentario. Suerte para ti, también. Feliz año, José. Un abrazo.

    ResponderEliminar

  32. Hola Paco
    Un magnífico relato que te engancha rápido por el suspenso que hay desde el inicio. No te esperas ese final y quien es el culpable de todo, esa emoción de saber que todo encaja.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  33. me gusta lo que he leído en silencio me retiro

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar